Suzhou, la Venecia de Oriente.

Cuando llegamos a la estación de tren de Huangshan, ya de noche, y después de pasar el control de equipajes de entrada, nos fuimos a la sala de espera. Como siempre, nos convertimos en el centro de atención. Todas las miradas se centraban en nosotros, sobre todo en los peques. Cuando fue la hora pasamos a los andenes, y nos dirigimos al tren que nos debía llevar a Suzhou.

Era un tren nocturno con compartimentos de literas. En cada compartimento habían seis literas, dos abajo, dos en medio y dos arriba de cada compartimento.

Los tres billetes que habíamos comprado hacía unos días, se correspondían a dos literas de arriba de uno de los compartimentos, y una litera del medio del compartimento de al lado.

Entonces entendí por qué me costó tanto conseguir que me vendieran los tres billetes, y lo que intentaban decirme cuando sólo me querían vender dos billetes de la parte de arriba de un compartimento.

Los niños de menos de un metro y veinte centímetros no es necesario que viajen con billete, pero entonces deben estar en el asiento, o, en este caso en la litera, de los padres.

Nosotros teníamos claro que Ona no podía estar sola en una litera, pero Ferran sí. Y acertamos. Se pasó todo el viaje jugando en una de las literas de arriba, y subiendo y bajando de la misma.

Sara y Ona durmieron juntas en la litera del medio del compartimento de al lado.

Pasamos una buena noche, teniendo en cuenta el tipo de alojamiento.

Llegamos en Suzhou al día siguiente a primera hora de la mañana, con una media hora de retraso sobre el horario previsto.

Cogimos un taxi que nos llevó hasta el hotel que habíamos reservado por Internet dos días antes, el hotel Soul, un hotel muy céntrico. El hotel tenía un aspecto moderno, y la habitación que nos dieron estaba muy bien.

Después de dejar las maletas en la habitación, y reposar un momento, bajamos a desayunar en el mismo hotel. Una vez tuvimos la barriga llena, decidimos salir a conocer la ciudad, ya descansaríamos por la tarde.

Suzhou es una de las ciudades más famosas de toda China. Se encuentra situada en la parte baja del río Yangtsé, a orillas del lago Taihu, en la provincia de Jiangsu. Tiene unos seis millones de habitantes (más de dos millones en la zona urbana).

La ciudad es un importante destino turístico por sus canales, puentes de piedra, pagodas y jardines. Estos jardines fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en los años 1997 y 2000.

También es un destacado centro de la industria de la seda desde hace más de mil años. De hecho se la conoce también como la ciudad de la seda.

Hay varios jardines en Suzhou, que incluyen siempre cuatro elementos: rocas, agua, pabellones y plantas. Entre los diferentes jardines encontramos el pabellón de la Ola Azul (Canglan Ting), el jardín del Bosque del León (shizen Lin), el Jardín del Administrador Humilde (Zhuozheng Yuan), el jardín de las Parejas (Huevo Yuan), el jardín Persistente (Liu Yuan), el jardín del Maestro de las Redes (Wangshi Yuan), el jardín de las artes (Yi Pu), el jardín del Oeste (Xi Yuan), el jardín de las Grúas (He Yuan), el jardín del Placer (Yi Yuan), el jardín del Retiro y de la Reflexión (Tui Si Yuan)…

Marco Polo llamó a esta ciudad “la Venecia de oriente”, debido a la gran cantidad de canales y puentes que tiene.

Cogimos un rickshaw para que nos llevara al “jardín del administrador humilde”, un lugar considerado como uno de los jardines más bellos de China, y también como una obra maestra.

Es uno de los jardines más grandes de Suzhou, y uno de los más impresionantes, con estancos llenos de lotos, diferentes puentes, pabellones, y tantos detalles que hacen que un paseo por su interior sea una agradable experiencia.

Dicen que su nombre (jardín del administrador humilde) fue puesto por su propietario por miedo a que la ostentación provocara la envidia de sus vecinos.

El jardín se encuentra situado en una calle peatonal, junto a un canal, donde también se encuentra el museo de Suzhou, así como tiendas y tenderetes con diferentes productos. También algún que otro vendedor ambulante.

Aparte de la seda, otro de los productos por los que también es conocida la ciudad de Suzhou es por sus abanicos, que han formado parte de la cultura tradicional china durante siglos, y aún actualmente son considerados como una artesanía tradicional nacional. Hay varias categorías de abanicos: los plegables, los de seda del palacio, y los de madera de sándalo, son un ejemplo de los más conocidos.

Al salir de aquel jardín, habiendo dado una vuelta por los alrededores, cogimos un taxi para volver al hotel.

Los siguientes días visitamos la ciudad con tranquilidad, viendo sus canales, puentes, monumentos, jardines, y, como no, su centro lleno de comercios, con mucho movimiento de gente.

La Colina del Tigre, con su pagoda inclinada, es un lugar muy interesante para visitar. En este lugar se encuentra enterrado el rey He Lü. Dicen que el nombre de “tigre” está motivado por la leyenda que dice que pocos días después de la muerte del rey se vio por los alrededores un tigre blanco, que más tarde desapareció. Por ello se pensó que el tigre protegía la tumba real.

Muchos años después se construyó, en la colina, una pagoda octogonal, de siete pisos y cuarenta y siete metros de altura, la pagoda de las Rocas y las Nubes, llamada también pagoda Huqiu, la cual, con el paso del tiempo, se ha ido inclinando, desconociéndose las causas. Lo que sí parece que se ha conseguido es parar la progresiva inclinación.

El escritor, poeta, pintor y político chino Su Shi (llamado también Su Dongpo) dijo, hace unos novecientos años, que “sería de arrepentimiento para los visitantes de Suzhou que vinieran y se perdieran la colina del Tigre.”

Otro lugar de Suzhou que es de visita obligada, aunque sea para contemplar unas buenas vistas de la ciudad, es la Pagoda del Templo Norte (Beisi Ta), que tiene nueve pisos que miden 76 metros de altura.

Se puede subir por unas escaleras interiores hasta arriba, desde donde se puede disfrutar de unas buenas vistas de la ciudad.

El ticket de entrada a la Pagoda del Templo Norte cuesta 25 yuanes por persona (excepto los menores de 12 años que no pagan).

La pagoda se encuentra situada en medio de un tranquilo jardín, siendo la pagoda más alta de Suzhou. En un lado hay un pabellón (el salón Nanmu Guanyin) y al fondo una casa de té. La gente acude al templo para visitarlo, pero también para rezar y hacer ofrendas, encendiendo barras de incienso.

Recorrer la ciudad sin prisas, disfrutar de sus jardines y de sus monumentos, y salir al atardecer por el centro de la ciudad, a pasear y cenar en uno de los varios restaurantes que hay, hace que la estancia en Suzhou sea realmente agradable, y da sentido a aquel proverbio chino que dice que “en el cielo está el paraíso y en la tierra están Suzhou y Hangzhou”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s