“Not spicy, please”.

Si algo se aprende viajando, es que no hay que ser muy tiquismiquis a la hora de comer. Obviamente hay que vigilar lo que se come por cuestiones de salud, pues no es muy agradable tener problemas estomacales, y menos aún alguna enfermedad grave. Pero hay que distinguir entre aquello que nos puede hacer daño, de aquello que no nos apetece pero es comestible.

Qué viajero no se ha encontrado alguna vez ante un plato que no es de su gusto? Puede pasar en una casa donde nos han invitado a comer o cenar, o en un restaurante donde nos hemos fiado de las recomendaciones de un tercero, o sencillamente por qué hemos sido atrevidos al pedir… sea como sea, si uno se ve obligado a comer uno de estos platos, se pasan unos momentos no muy agradables.

Y ya no digamos si hemos sido lo suficientemente osados como para pedir algún tipo de plato especialmente exótico (por decirlo de alguna manera)… Esto ya resulta ser más “profesional”, denota una predisposición a probar todo lo que se aleja de nuestro entorno cultural para adentrarnos en unas costumbres exóticas y extrañas (alguien añadiría otros calificativos, hablando siempre en términos culinarios).

El grado de predisposición de cada uno es muy personal. El más atrevido puede sacar pecho enseguida, pero a última hora siempre puede haber deserciones. Recuerdo un pequeño restaurante en un pueblo de China, donde tras pedir una serpiente entre varios, y de ayudar a matar la serpiente, despellejar-la, etc.; cuando nos la trajeron a la mesa, cocinada con un poco de salsa, uno de los comensales se levantó y nos dijo que ya volvería cuando nos la hubiéramos terminado. Sigue leyendo

Anuncios

Como cruzar la frontera entre Tailandia y Camboya por el paso fronterizo de Poipet.

Como complemento del post relativo a “cómo obtener el visado para ir a Camboya“, en esta entrada concretaré datos bastante detallados sobre uno de los pasos fronterizos más habituales para entrar en Camboya: el paso fronterizo de Poipet.

Normalmente este es el punto fronterizo utilizado para ir de Bangkok hasta Siem Reap, por lo que la información corresponde a datos para hacer este recorrido, si bien es válida para cualquier otro destino camboyano utilizando dicho paso fronterizo.

Así pues, para cruzar la frontera entre Tailandia y Camboya, por el paso de Aranyaprahet (Tailandia) y Poipet (Camboya), hay que tener en cuenta los siguientes datos: Sigue leyendo

Una habitación de hotel apta para faquires (Siem Reap -Camboya-).

Era la tercera vez que iba a Siem Reap, y sabiendo que actualmente hay infinidad de hoteles y que se puede encontrar alguna oferta interesante, reservé por internet una habitación en un hotel que parecía una verdadera ganga.

Cuando reservé esa habitación no podía sospechar la sorpresa que me deparaba.

Sigue leyendo

Cómo obtener el visado para ir a Camboya.

Para entrar en Camboya se necesita visado, pero éste se puede conseguir a la llegada al país. Así pues, al ser un visado “on arrival”, no es necesario tramitar nada antes de ir.

El visado puede tramitarse “a la llegada” tanto si se llega a un aeropuerto como si llega por cualquier otro paso fronterizo.

El visado lo conceden con una duración de un mes.

La documentación necesaria para tramitar el visado es la siguiente: Sigue leyendo

Bajada por el Mekong desde Phnom Penh (Camboya) hasta el Delta del Mekong (Vietnam).

Nos levantamos temprano para desayunar y estar preparados a tiempo para coger un minibús que nos llevaría hasta la barca con la que deberíamos hacer la bajada por el Mekong hasta llegar a Vietnam, en Chau Doc (precio del viaje hasta Chau Doc: 7$).

El minibús nos recogió en el Capitol Guesthouse, en el centro de Phnom Penh.

El trayecto con el minibús duró unas dos horas. Nos dejó en el río Mekong, y allí cogimos una barca en dirección a Vietnam. Durante el trayecto se puede ver la vida que hay en el río Mekong. Sigue leyendo

De Siem Reap a Phnom Penh (Camboya). Una visita rápida por Phnom Penh: el horror del régimen de los jemeres rojos.

Ya hacía unos días que estábamos en Siem Reap (Camboya) y habíamos visitado muchos templos (Angkor Vat, Angkor Thom, el Bayon, Ta Prohm, Pre Rup, Banteay Srey, Ta Som, Preah Khan, etc.).

Nuestra intención era ir hacia el Sur de Vietnam, y por tanto la ruta elegida era bajar hasta la capital de Camboya, Phnom Penh, y desde allí coger un transporte que nos llevara hasta el Delta del Mekong.

Como la ruta Siem Reap – Phnom Penh ya la había hecho en barca bajando por el río Tonlé Sap, y la ruta Phnom Penh – Saigón (ciudad Ho Chi Minh) ya la había hecho por tierra, en bus, ahora decidimos hacerlo al revés, el trayecto hasta Phnom Penh hacerlo por tierra, en bus, y desde Phnom Penh bajar en barca por el Mekong hasta llegar a Vietnam.

Salimos de Siem Reap con un bus, a las siete de la mañana.

Cuando estuve en el año 2000, esta ruta no era segura, había bandoleros por los caminos, y por eso en aquella época decidí hacer el trayecto por el río en barca.

Ahora la ruta ya era segura. Durante el trayecto el bus hizo algunas paradas. En una de ellas había unas mujeres que vendían productos para comer, entre ellos arañas a 500 rieles la araña. Las arañas eran de grandes dimensiones, y para los camboyanos parece ser una comida suculenta.

Nosotros, sea porque no teníamos mucha hambre, o sea por el asco de ver esas enormes arañas, negras y peludas, no las probamos. Podéis llamarme alfeñique, finolis, o lo que queráis, pero quisiera veros ante aquella “comida” y contemplar vuestra primera expresión. Sigue leyendo