Zhouzhuang, una de las pequeñas Venecias de China.

Llegamos a Zhouzhuang con un autobús proveniente de Suzhou. Suzhou es conocida como la Venecia de Oriente, apelativo que le dio Marco Polo, pero la verdad es que Zhouzhuang, de más pequeñas dimensiones, con un casco antiguo muy bien conservado, y con casas, puentes, canales y calles cuidados en su estilo tradicional, se merece el calificativo de “la otra Venecia de China”.

El pueblo de Zhouzhuang está en la provincia de Jiangsu, situado entre Suzhou y Shanghai, al sur del río Yangtsé, en el municipio de Kunshan.

Es un importante destino turístico. Según las estadísticas oficiales cada año recibe un millón de turistas, tanto chinos como extranjeros. Su proximidad con Shanghai es la principal causa.

Por esta zona hay varias poblaciones de características similares, con canales y agua que conforman una estética que a los occidentales recuerda la Venecia italiana.

De estas poblaciones, que los chinos llaman pueblos de agua, dejando de lado Suzhou, hay seis: Tongli, Luzhou, Zhuozhuang, Xitang, Wuzhen y Zhuhijiao. Todas ellas comparten unas características comunes: son poblaciones que están atravesadas por uno o varios canales, conservan sus construcciones originales, mantienen una población local que aún realiza actividades tradicionales, son poblaciones con una larga historia que se refleja en su parte antigua, y todas ellas han adquirido el compromiso de conservar estas características.

En el año 2008, estas poblaciones situadas a orillas del sur del río Yangtsé, fueron propuestas a la UNESCO para ser declaradas Patrimonio de la Humanidad. Sigue leyendo

Suzhou, la Venecia de Oriente.

Cuando llegamos a la estación de tren de Huangshan, ya de noche, y después de pasar el control de equipajes de entrada, nos fuimos a la sala de espera. Como siempre, nos convertimos en el centro de atención. Todas las miradas se centraban en nosotros, sobre todo en los peques. Cuando fue la hora pasamos a los andenes, y nos dirigimos al tren que nos debía llevar a Suzhou.

Era un tren nocturno con compartimentos de literas. En cada compartimento habían seis literas, dos abajo, dos en medio y dos arriba de cada compartimento.

Los tres billetes que habíamos comprado hacía unos días, se correspondían a dos literas de arriba de uno de los compartimentos, y una litera del medio del compartimento de al lado.

Entonces entendí por qué me costó tanto conseguir que me vendieran los tres billetes, y lo que intentaban decirme cuando sólo me querían vender dos billetes de la parte de arriba de un compartimento.

Los niños de menos de un metro y veinte centímetros no es necesario que viajen con billete, pero entonces deben estar en el asiento, o, en este caso en la litera, de los padres. Sigue leyendo

Huangshan, la montaña amarilla, uno de los paisajes más apreciados por los chinos.

Llegamos a la ciudad de Huangshan, también llamada Tunxi, que ya era de noche. Huangshan está situada al sur de la provincia de Anhui. Antes de ir al hotel que habíamos reservado por Internet dos días antes, intenté comprar los billetes de tren para ir al cabo de tres días hacia Suzhou (provincia de Jiangsu).

Encontré un chico que hablaba un poco el inglés, y le expliqué que era lo que quería saber: el destino del tren, la fecha, saber los horarios de trenes para esa fecha, precio … Resultó que para la fecha escogida los trenes ya estaban llenos, por lo que escogí un tren nocturno el día anterior al previsto, que salía de Huangshan (Tunxi) a las 20:45 horas y que tenía la hora de llegada a Suzhou a las 7:30 horas.

Compramos tres billetes, pues Ona no podía dormir sola en una litera. El precio de los tres billetes fue de 199 yuanes.

Después de tener los billetes cogimos un taxi que nos llevó al hotel Tiandu (Tiandu International Hotel). Eran casi las diez de la noche, y estábamos bastante cansados. Sigue leyendo

Xi Bei Dian, un pequeño pueblo de la provincia de Shandong.

Xi Bei Dian es un pequeño pueblo chino, situado en la provincia de Shandong, a unos 10 km. de Yanzhou, y con unos 2.000 habitantes.

Fuimos invitados por una familia, y nada más llegar al pueblo ya nos esperaban en casa de la familia Bian.

Todos los habitantes del pueblo llevan el apellido Bian, razón por la cual poca información se tiene si se busca a alguien sólo por el apellido.

Cuando llegamos, a media mañana, en la casa ya habían empezado a preparar la comida. Entre otras cosas estaban preparando la pasta para hacer raviolis. Sigue leyendo

Nankín (Nanjing), antigua capital del sur de China.

Nuestra estancia en Nankín ha sido motivada por la necesidad de tener una parada entre Yanzhou y la montaña amarilla, para evitar una viaje demasiado largo a los peques.

Escogimos Nankín por ser el mejor punto para hacer la parada en nuestro recorrido, y de paso aprovechar para visitar una ciudad con una larga historia. Si bien estaríamos allí poco más de un día, al menos algo podríamos ver de la ciudad.

Como antigua capital del sur de China, y por su antigüedad e historia, era el sitio ideal para aprovechar “una parada técnica”, y conocer de primera mano algunos de los lugares más interesantes de la ciudad. Uno de obligado: la montaña púrpura (Zijin Shan).

Nankín (en pinyin Nanjing), con unos 6.500.000 de habitantes, según datos del 2007, es la capital de la provincia de Jiangsu, y fue capital de China en diversos momentos de la historia. Sigue leyendo

Taishan, una de las cinco montañas sagradas de China.

Los chinos del Sur dicen que tienen miles de montañas, ríos y genios, y los chinos de la provincia de Shandong responden diciendo que ellos tienen una montaña, un río, y un santo, dando a entender que ellos tienen los mejores: Taishan, el río amarillo, y Confucio.

Las cinco montañas sagradas de China son la montaña oriental Taishan (la de la Supremacía), la occidental Huashan (la del Esplendor), la meridional Hengshan (la del Equilibrio), la septentrional Heengshan (la de la Constancia) y la central Songshan (la de la Eminencia).

Taishan es la más venerada de las cinco montañas sagradas de China. Se encuentra a 1.545 metros sobre el nivel del mar. En la antigüedad, y a lo largo del tiempo, en la misma se han hecho ofrendas y rituales, y se ha ido construyendo edificios y monumentos. Sigue leyendo

Unos días de descanso en Yanzhou, provincia de Shandong.

Hemos estado una semana en Yanzhou. Para llegar cogimos un tren en Shanghai que nos llevó hasta Qufu, y en Qufu nuestra amiga Bianbian ya nos esperaba junto a su tío, el Sr. Wan, para llevarnos a Yanzhou.

Nos hemos alojado en el hotel Taoranju de Yanzhou. En este hotel, propiedad del Sr. Wan, nos han tratado muy bien, y no han permitido que pagáramos nada, a pesar de haber insistido.

Cada noche, sin pedirlo, nos encontrábamos diversa fruta en la habitación, y también una bandeja con tomates, pues ya sabían que a Ferran le encantan.

El mismo día que llegamos, unas dos horas más tarde, nos llevaron a una sala privada del hotel donde nos esperaban los padres de Bianbian y el Sr. Wan. Tras las oportunas presentaciones, cenamos todos juntos.

La cena fue abundante y variada. Antes de comenzar el Sr. Bian dijo unas palabras, tal como marca la tradición, y a continuación pudimos empezar a comer, y “a brindar”. Una camarera se ocupaba de que los vasos siempre estuvieran llenos de cerveza, y de té.

Mientras Ona comía pescado, y le faltaban manos para coger las palomitas caramelizadas, la familia Bian nos agradecía haber tratado tan bien a su hija en Tarragona. Sigue leyendo

Una pequeña aproximación a las costumbres culinarias chinas.

No hay nada como el contacto con una familia china para aprender muchas cosas de las costumbres locales que sino pasan desapercibidas.

Hemos aprendido bastante de la gastronomía local, a la fuerza, pues no paran de invitarnos a comer y a cenar, bien en casa, bien en restaurantes.

Las comidas son abundantes y variadas: ensalada de vegetales típicos de la zona, huevos duros, gambas rebozadas acompañadas con palomitas con miel y trozos de plátano y de tomate (que Ona devora), unas hojas con salsa de vinagre y soja, nueces caramelizadas, arroz con verduras, pescado hecho al horno o en salsa (pocas veces lo hacen frito), carne de ternera, un especie de empanadas rellenas de verduras y fideos, raviolis rellenos de carne hechos al vapor, sopa dulce con clara de huevo, sopas diversas algunas de las cuales son muy picantes, pastel de calabaza, manzana frita con azúcar, pollo con uvas (que está buenísimo), rollitos rellenos de vegetales y tofu, unas empanadas redondas rellenas de carne, carne de ternera con huevo duro, carne de cordero, tofu, etc… La fruta consiste normalmente en sandía y melón. Todo muy bien presentado.

En cuanto a bebidas: té (el de jazmín está muy bueno), cerveza, vino, licor de cereales.

Cuando la ocasión es más formal, para despedir a las amistades que se van, o para demostrar la hospitalidad a los invitados, al final de todo traen un bol de fideos, que con su longitud representan la amistad. Os aseguro que comerse un bol de fideos después de una comida de campeonato tiene su mérito.

Es curioso ver como hacen los fideos, y aún más como los dejan a secar en la calle, colgados como si fueran unas cortinas.

En las ciudades no se puede ver, pero en los pueblos es fácil encontrarse con fideos colgados frente a algunas casas, al igual que es habitual ver los cereales extendidos en la carretera para que se sequen o esperando a ser desgranados.

El lugar donde se sienta cada uno en la mesa es muy importante, y se están un buen rato discutiendo sobre esta cuestión. Sólo lo deciden los hombres, las mujeres no pueden decir nada.

La parte de la mesa más alejada de la puerta es donde se sientan las personas más importantes (el anfitrión, los invitados más importantes, o las personas a las que se quiere dar más relevancia). A continuación la parte derecha e izquierda de la mesa es para los invitados, y el resto de comensales se sientan de espaldas a la puerta.

En estos almuerzos o cenas más formales no se puede empezar a comer hasta que el anfitrión dice unas palabras. Durante la comida van haciendo pequeños discursos, normalmente el anfitrión, pero también otros comensales, y dependiendo de los ánimos (y lo que se ha bebido) al final parece que es un “a ver quién la dice más gorda”, en el buen sentido de la expresión, pues siempre es en homenaje al invitado (en nuestro caso), demostrándole su hospitalidad y amistad. Todo ello con un brindis tras otro.

En una de las cenas que hicimos en un restaurante, yo estaba situado entre los dos anfitriones, y para estar a la altura de la situación, con tantos brindis, tuve que ir bebiendo pequeños sorbos, y cuando se trataba de licor de cereales mojándome sólo los labios, pues es imposible seguirlos a ellos.

En uno de los restaurantes que fuimos, el dueño del mismo, conocido de la familia que nos invitaba, vino a hacernos una visita y llevó cerveza negra. Resulta que nadie puede entrar en un comedor sin llevar nada (en los restaurantes de cierto nivel todo son salas o comedores privados).

Es un placer sentarse a comer en una mesa china. La mayor parte de la mesa lo ocupa el círculo de cristal giratorio donde ponen la comida, quedando sólo el espacio mínimo necesario para que los comensales puedan tener sus respectivos platos, cuencos, vasos y palillos.

Los platos con la comida van ocupando todo el centro de la mesa, hasta que no queda espacio para nada más. Se puede acceder al plato que desees haciendo girar el círculo donde está colocada la comida.

Queda por decir que en una comida cotidiana sin formalismos, o en la mayoría de los miles de restaurantes chinos que hay por todas partes, no hay ni mesas con el centro giratorio, ni todos los formalismos que he explicado, pero esto no debe hacer perder de vista que la cultura china es muy tradicional en todo, y en la comida no es una excepción.

Qufu, el pueblo natal de Confucio.

Situada en la parte sur de la provincia de Shandong (China), la ciudad de Qufu es famosa por ser el lugar donde nació y murió Confucio (551-479 aC), fundador de la más importante escuela filosófica de China. Esta doctrina promulgaba una sociedad con grandes desigualdades entre las diferentes clases sociales, al tiempo que inculcaba que los hijos deben respetar a los padres, las mujeres a sus maridos, los plebeyos a los funcionarios, los funcionarios a los gobernantes, y así sucesivamente. Su esencia son la obediencia, el respeto, el desinterés por uno mismo, y el trabajo por el bien común.

Confucio vivió en la pobreza, y casi no dejó nada escrito, por lo que fueron sus seguidores quienes recogieron sus enseñanzas en los “Anales de Confucio”. Los descendientes de Confucio, la familia Kong, sí gozaron de privilegios.

Los gobernantes Chinos adoptaron la ética confuciana para mantener el pueblo a raya, y se construyeron templos confucianos en muchas ciudades.

Qufu se convirtió en un lugar sagrado, y los descendientes de Confucio en sus guardianes. Sigue leyendo

En tren de Shanghai a Qufu.

Hoy hemos cogido un tren para ir de Shanghai en Qufu.

Hasta ahora nuestra experiencia en trenes chinos era en viajes anteriores con trenes de línea regular, en segunda o incluso tercera clase, pero esta vez hemos decidido probar un tren gautie que va a 300 km. por hora.

La estación de tren Shanghai Hongqiao está a unos 22 km. del centro de la ciudad. El trayecto hasta la estación ha sido una carrera de obstáculos, pues el taxista iba de un carril a otro sorteando los coches para llegar cuanto antes mejor.

Ferran ha sabido apreciar la habilidad del taxista, dejando un recuerdo notable de su desayuno dentro del vehículo. El taxista ni se ha inmutado.

Una vez en la gran estación de tren Shanghai Hongqiao nos damos cuenta de que estos tipos de trenes son puntuales, lo que nos obliga a hacer un cambio de billetes, pues hemos perdido nuestro tren. Sigue leyendo