Exención de la necesidad de visado para entrar en Vietnam.

Para entrar en Vietnam se necesita obtener un visado. En el post “como obtener el visado para ir a Vietnam” explico los tipos de visado y cómo obtenerlos.

Actualmente hay una importante novedad en relación a la necesidad de visado para entrar en Vietnam, y es que, desde el día 1 de julio de 2015 ha entrado en vigor una normativa por la que los ciudadanos de 5 países europeos, entre los que se encuentra España (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España), están exentos de la necesidad de visado para entrar en Vietnam.

Esta exención de la necesidad de visado, que se aplica desde el pasado día 1 de julio, es para estancias de máximo 15 días, y por una sola entrada.

Dicha exención de visado ha sido acordada inicialmente con una vigencia de un año, desde el 1 de julio de 2015 hasta el 30 de junio de 2016, pudiendo ser prorrogada.

Esta es una medida que parece que ha sido tomada para intentar aumentar el turismo que visita el país, pues el año pasado experimentó un descenso del 13%.

Como toda novedad, todavía no es muy conocida, no al menos por los funcionarios de las propias fronteras vietnamitas y de los países limítrofes.

Cuatro días después de la entrada en vigor de esta exención de la necesidad de visado, el 5 de julio de 2015, he entrado en Vietnam por una frontera terrestre, concretamente desde China, por la frontera Hekou (China) / Lao Cai (Vietnam).

Sigue leyendo

Anuncios

Cómo obtener el visado para ir a Vietnam.

Para entrar en Vietnam se necesita obtener un visado. Hay dos tipos de visado: el visado “on arrival” (a la llegada, también conocido como landing visa) y el visado que se puede obtener en cualquier embajada de Vietnam.

En ambos casos la duración del visado es de 30 días.

El visado “on arrival” sólo se puede obtener si se entra en el país por alguno de los aeropuertos principales: Ho Chi Minh, Hanoi o Da Nang.

La documentación necesaria para tramitar este visado “on arrival” es la siguiente:
– Pasaporte con una validez mínima de 6 meses.
– Formulario de solicitud (se puede conseguir en el mismo aeropuerto de llegada).
– Una fotografía de tamaño carnet.
– Dinero: las tasas que hay que pagar para obtener este visado son de 45 dólares por un visado de una sola entrada, y de 65 dólares por un visado de entrada múltiple.
– Una carta de invitación expedida por las autoridades vietnamitas.

La carta de invitación se puede conseguir “online” a través de alguna agencia turística vietnamita, que la tramitan en unos tres días laborables, y el coste aproximado es de unos 20 dólares. En caso de urgencia se puede conseguir la carta de invitación en un solo día, pero pagando un suplemento en el precio. Sigue leyendo

Recuerdos de un viaje en tren por Vietnam.

Hace ya unos cuantos años, hice mi primer viaje a Vietnam. En aquel entonces aquel era un país muy poco turístico. Después de la “intervención” francesa y posteriormente americana en el país, éste quedó en cierto modo estigmatizado desde una visión occidental, como un país peligroso o poco amigo de las influencias occidentales, y, quizás por esta razón, por aquella época casi no había turismo en Vietnam. Lo cierto es que durante el mes que estuve viajando por todo el país, de sur a norte, fueron muy pocos los extranjeros que me encontré.

Después de pasar unos días en la antigua capital, Hue, disfrutando de la tranquilidad que ofrecía la ciudad y sus próximas playas, me dispuse a ir hacia Hanoi, su actual capital.

Hasta aquel momento no había viajado en tren por Vietnam, y pensé que sería la ocasión perfecta, pues podía realizar el viaje en tren nocturno, experimentando un nuevo medio de transporte en aquel maravilloso país.

Cuando subí al tren dejé la mochila y me alegré al ver que, al menos aquel vagón en que me encontraba, no iba lleno.

Al principio pude empezar a experimentar el calor que hacía en aquel vagón, pero más tarde, durante la noche, cuando empezó a hacer fresco, los pasajeros pudimos comprobar que no había suficientes mantas en el tren para todos. A decir verdad tampoco es que esperara que hubiera mantas o nada similar.

El tren avanzaba a una velocidad lenta, y así pude comprender ciertas historias a las que no había dado mucha credibilidad. Había leído que en los trenes de Vietnam había que ir con cuidado con los ladrones, razón por la cual debían de cerrarse las ventadas y puertas exteriores, pues debido a la poca velocidad de los trenes, los ladrones accedían al tren desde el exterior, y, después de realizar sus fechorías, volvían a salir de la misma manera que habían entrado. Sigue leyendo

Una habitación de hotel con sorpresa (Hué -Vietnam-).

Todos aquellos que estamos acostumbrados a viajar por diferentes regiones sabemos que en ciertos lugares (todos aquellos que no se encuentran dentro del llamado primer mundo), hay que tomar ciertas precauciones antes de coger una habitación en un hotel, sobre todo si se está buscando un hotel económico.
Aparte de preguntar por la habitación, si es individual, doble o triple, si hay baño dentro de la misma o éste es compartido, si tiene agua caliente… siempre es recomendable inspeccionar la habitación (una mirada rápida), para asegurarse de que cumple con los mínimos que estamos buscando.

Era un mes de agosto de hace ya varios años, y acabábamos de llegar a Hué provenientes de Da Nang, en un recorrido que hacíamos desde el Sur de Vietnam hacia el norte del país, de una duración aproximada de un mes.
Estaba viajando con otros tres catalanes que había conocido unos meses antes mediante un anuncio.

Escogimos un hotel que estaba en las afueras de la ciudad, lo que ya nos iba bien porque estábamos más cerca de zonas rurales, y desde allí alquilando unas bicicletas podríamos hacer unas buenas excursiones fuera de la ciudad. Sigue leyendo