Iniciamos un largo viaje: “www.viatgeenfamilia.es”.

No hago nunca ningún artículo referente a viajes futuros, entre otras cosas porque nunca he hecho mucha planificación para un viaje. De hecho, hay destinos que he decidido pocos días antes de partir.

Esta vez haré una excepción, porque el viaje que estamos a punto de emprender lo vale. Y no es que sea un viaje especialmente planificado, pues poca planificación hay, a excepción de un billete de avión que nos llevará hacia el sudeste asiático, sino porque esta vez es un viaje diferente. Nos vamos toda la familia a viajar por el mundo, sin fecha prevista de regreso. Esta vez sólo compraremos billetes de ida. Será un viaje de larga duración, y la previsión es viajar por Asia, Oceanía y América del Sur.

Dejamos los trabajos, dejamos la rutina, dejamos el estrés que nos marca a todos día a día, e iniciamos una nueva etapa en nuestras vidas.

Sigue leyendo

Cómo obtener el visado para ir a Vietnam.

Para entrar en Vietnam se necesita obtener un visado. Hay dos tipos de visado: el visado “on arrival” (a la llegada, también conocido como landing visa) y el visado que se puede obtener en cualquier embajada de Vietnam.

En ambos casos la duración del visado es de 30 días.

El visado “on arrival” sólo se puede obtener si se entra en el país por alguno de los aeropuertos principales: Ho Chi Minh, Hanoi o Da Nang.

La documentación necesaria para tramitar este visado “on arrival” es la siguiente:
– Pasaporte con una validez mínima de 6 meses.
– Formulario de solicitud (se puede conseguir en el mismo aeropuerto de llegada).
– Una fotografía de tamaño carnet.
– Dinero: las tasas que hay que pagar para obtener este visado son de 45 dólares por un visado de una sola entrada, y de 65 dólares por un visado de entrada múltiple.
– Una carta de invitación expedida por las autoridades vietnamitas.

La carta de invitación se puede conseguir “online” a través de alguna agencia turística vietnamita, que la tramitan en unos tres días laborables, y el coste aproximado es de unos 20 dólares. En caso de urgencia se puede conseguir la carta de invitación en un solo día, pero pagando un suplemento en el precio. Sigue leyendo

La ruta de Manali a Leh (Ladakh), el norte de la India. Segundo día: de Keylong a Sarchu.

Nos levantamos a las siete de la mañana. Keylong se despertó muy silencioso, y no fue hasta después del desayuno que empezamos a notar cierto movimiento de gente en el pueblo.

Una hora más tarde ya salíamos con el 4×4 en dirección a Leh, si bien aquella próxima noche la pasaríamos en el camino, en plena montaña, durmiendo en una tienda en alguno de los lugares habilitados al efecto.

El último asentamiento permanente de gente es el pueblo de Darcha. No hay otro hasta Rumtse, en Ladakh.

Sigue leyendo

Formalidades para entrar en Tailandia.

Para entrar en Tailandia no se necesita visado, no al menos los extranjeros de nacionalidad española y de otros más de cuarenta países que tienen exención de visado de turismo.

El plazo de estancia es de 30 días siempre y cuando se entre en el país por vía aérea, pues si se llega por tierra o por vía marítima el periodo de permanencia es de sólo 15 días.

Los nacionales de algunos países sudamericanos (Brasil, Perú, Argentina…) así como de Corea del Sur, pueden obtener una estancia de hasta 90 días independientemente de si llegan en avión o por tierra.

Como requisitos que hay que cumplir para entrar en el país están los siguientes: Sigue leyendo

De Tash Rabat a Kasgar, tercera y última jornada en la ruta de Biskek hacia Kasgar, cruzando el paso de Torugart (Kirguistán).

La noche había sido húmeda y fría, pero aquellos paisajes de montaña desnudos y silenciosos, alejados de la civilización, reconfortaban el espíritu. El vaso de té con leche bien caliente que nos llevaron a la yurta también ayudó a reconfortar el cuerpo a esas horas de la madrugada.

Una pequeña estufa oxidada que había en la entrada de la yurta, que se alimentaba de heces de vaca, no había hecho su servicio aquella noche.

El día había despertado nublado, húmedo, y con una lluvia intermitente… un tiempo que no dejaba ver la lejanía.

No tardamos más de media hora para plegar las mantas y alfombras que nos habían hecho de cama, poner la mesa y desayunar.

Dejamos la yurta e iniciamos lo que tenía que ser el último día de trayecto hasta llegar a Kasgar, cruzando el paso de Torugart.

La lluvia nos fue acompañando durante el camino. La carretera no estaba en mejores condiciones que el tiempo. Sasha, el conductor de nuestro vehículo, llevaba prisa desde el momento en que nos levantamos, pues la frontera kirguís sólo podía cruzarse entre las doce y la una del mediodía.

Las primeras horas por aquellos caminos de tierra, bajo aquella lluvia insistente, se hicieron un poco largos, pero los paisajes que se dejaban ver cuando la niebla esparcía, ofrecían el aliciente que todo viajero busca por aquellas alejadas tierras.

Sigue leyendo

Visado online para entrar en Myanmar.

Parece que empieza a simplificarse la tramitación para obtener un visado para entrar en Myanmar. Desde el 1 de septiembre de 2014 ya es posible tramitar el visado online para ir a ese país.

Hasta ahora había que tramitar el visado en alguna embajada de Myanmar, normalmente en la embajada situada en algún país europeo (hace unos años se acostumbraba a hacer en París, actualmente en Berlín), o en la embajada de Myanmar en Bangkok, por la su proximidad y rapidez.

Actualmente, desde primeros de septiembre de este año 2014, es puede conseguir el visado para entrar en Myanmar desde un ordenador o aparato electrónico que permita conectarse a internet. Sigue leyendo

De la Vía Catalana 2013 a la Vía Catalana 2014.

Dejando de lado los sentimientos políticos, religiosos o de otro tipo, que fundamentan y dan sentido a ciertos actos o celebraciones multitudinarias, lo cierto es que hay muchos viajeros a los que les atrae este tipo de eventos, pues son un momento ideal para contemplar la manera de hacer de un pueblo, de una comunidad religiosa, o de un grupo concreto de gente que tiene una ideología, creencia o afición determinada.

Hay actos o celebraciones multitudinarias en el mundo que sobrepasan aquello que podemos imaginar: el Kumbh Mela, reunión de peregrinos hindúes, que se celebra cada doce años en cuatro lugares de la India (Prayag, Hardwar, Ujjain y Nasik), que dura varios días, y donde se calcula que acuden unos 70 millones de personas (algunos dicen que llegan a los 100 millones… bueno…, con estas cifras, no vendrá de 30); el Hajj, la peregrinación a la Meca de los musulmanes, donde acuden entre 2,5 y 3 millones de personas; incluso algún evento musical, como el concierto de Rod Steward el fin de año de 1994 en Copacabana (Brasil), donde se reunieron 3,5 millones de personas… Sigue leyendo